viernes, 18 de junio de 2010

2. EVITANDO EL FRACASO ESCOLAR: Recomendaciones para los maestros


Como el docente puede favorecer el aprendizaje
Algunos de los aspectos relevantes que el docente debe propiciar en sus estudiantes para el logro del aprendizaje están relacionados con su disposición para aprender.


A continuación se detallan tres de ellos:

1. LA MOTIVACIÓN ¿Qué es?
Podemos definir la motivación como el conjunto de procesos implicados en la activación, dirección y mantenimiento de la conducta, como los motivos o intereses que nos mueven para hacer algo.

Cualquier actividad que emprendamos se sustenta en el tipo de motivación que posee el sujeto, que está delimitada por diversas variables: los intereses, objetivos y finalidades que le conducen a realizar esa acción (conseguir recompensas materiales, obtener un beneficio propio, disfrutar con la actividad en sí, etc.), la actitud positiva o negativa, el hacerlo por voluntad propia u obligado por otras personas, etc.

En el contexto de la universidad, el aprendizaje de los alumnos, que es la función prioritaria y fundamental de la institución, depende sobre todo de que éstos tengan una actitud positiva frente al aprendizaje y el estudio, de que estén favorablemente motivados para aprender ya que sin la motivación el aprendizaje será mucho más difícil y costoso de conseguir o, simplemente, no llegará a darse.

¿Cómo se hace? Estrategias de acción
De aquí la necesidad de desarrollar estrategias y acciones que ayuden a fomentar actitudes positivas hacia el aprendizaje por parte de los alumnos, tarea que corre a cargo del profesor del aula, a partir de una disposición favorable por parte de los alumnos, que si no se da habrá que conseguir, ya que sin ella todo esfuerzo puede resultar inútil.

Estas estrategias de acción para desarrollar una motivación positiva en los alumnos están fundamentadas en cuatro principios:
a) Interés
b) Relevancia
c) Expectativas
d) Resultados o consecuencias.

INTERÉS
Esta condición hace referencia a si la curiosidad del alumno es activada y si dicha activación es mantenida adecuadamente en el tiempo a fin de que tenga lugar el aprendizaje. Los intereses previos del alumno juegan un papel fundamental, pero no puede olvidarse el desarrollo de otros nuevos. En este desarrollo juega una función importante el modelado del profesor que constituye un ejemplo para los alumnos.
Estrategias para activar el interés en el aprendizaje.
·         El contenido a estudiar debe ser presentado en relación con una serie de acontecimientos o actividades novedosas, que presenten una conflictividad capaz de provocar desequilibrio cognitivo en el estado actual del alumno.
·         El uso de anécdotas y de otros elementos que permitan introducir aspectos personales y emocionales eleva el nivel de motivación inicial. La concreción de determinadas ideas, juicios o valores en personas y situaciones reales (enmarcadas en una historia) constituye una forma de aproximar el contenido a aprender a la realidad vital del alumno.
·         El alumno debe tener la oportunidad de ampliar lo que ya conoce, y el uso de analogías para hacer familiar lo extraño y próximo lo nuevo contribuye a activar la curiosidad por conocer.
·         Facilitar a los alumnos el inicio de un proceso de generación de cuestiones y de indagación personal y grupal promueve la motivación inicial para el aprendizaje.

RELEVANCIA
Keller considera tres necesidades prioritarias que han de tomarse en consideración y que constituyen los valores o motivos personales del alumno: la necesidad de logro o rendimiento, la necesidad de afiliación o pertenencia y la necesidad de poder.
Estrategias para lograr la relevancia del aprendizaje
·         Para desarrollar una conducta de esfuerzo por el rendimiento es necesario ofrecer oportunidades de lograr niveles de excelencia (éxito) bajo condiciones de moderado riesgo.
·         Para que el proceso de aprendizaje pueda satisfacer la necesidad o motivo de poder se deben ofrecer oportunidades para la elección, responsabilidad e influencia interpersonal.
·         Para satisfacer la necesidad de afiliación o pertenencia es necesario establecer un clima de confianza y ofrecer oportunidades para el no-riesgo y la interacción cooperativa. Es necesario establecer actividades cooperativas de grupo. El carácter no evaluativo de tales actividades favorece la cooperación.

EXPECTATIVAS
Un doble tipo de expectativas han de ser tenidas en cuenta: las expectativas individuales hacia la conducta de otros y las expectativas que cada persona tiene acerca de sí misma.
Estrategias para desarrollar expectativas positivas de aprendizaje:
·         Para incrementar las expectativas de éxito es necesario que el alumno tenga continuadas oportunidades de lograr el éxito.
·         Para incrementar las expectativas de éxito es necesario que en el diseño de instrucción aparezcan con especificidad y claridad los requisitos para lograr los objetivos propuestos.
·         Se eleva el nivel de expectativas en la medida que se permite un autocontrol de los resultados y se usan refuerzos de atribución que permitan al alumno relacionar el éxito con su habilidad y esfuerzo personal.

RESULTADOS O CONSECUENCIAS
Aquí aparece la conocida controversia: motivación intrínseca versus motivación extrínseca.
Estrategias para el uso adecuado de refuerzos motivadores:
·         Para mantener la satisfacción intrínseca en el aprendizaje y estudio deben usarse refuerzos o recompensas internas a la propia tarea realizada, mejor que recompensas externas o no asociadas a la misma: el reconocimiento verbal del profesor o de la familia.
·         Para mantener la satisfacción intrínseca en el aprendizaje es mejor usar recompensas inesperadas y no-contingentes que recompensas anticipadas, contingentes y con publicidad (recompensas que ya se saben).
·         El uso de la alabanza verbal y el refuerzo informativo sobre la tarea realizada contribuye más a la satisfacción intrínseca que el uso de amenazas, advertencias o criterios externos de evaluación.
·         El uso del refuerzo formativo o de corrección (sobre la calidad de lo realizado) tiende a mejorar la calidad del trabajo si se hace antes de la siguiente oportunidad de práctica.

METODOLOGÍA DE ENSEÑANZA
Una motivación positiva durante la realización y el transcurso de todas aquellas acciones, tareas... que emprendemos es la condición fundamental para que éstas sean llevadas a cabo de manera efectiva y se obtengan los resultados necesarios y esperados.
También, y sobre todo en el aprendizaje, la motivación positiva de los alumnos es el requisito esencial que todos los estudiantes deben desarrollar: primero para que el aprendizaje tenga simplemente lugar y segundo, para que se obtengan unos resultados brillantes.
Conocer y fomentar motivos e intereses positivos hacia el estudio y el aprendizaje en nuestros alumnos es la llave de paso y la pieza clave para que nuestros esfuerzos de enseñanza tengan su compensación y los estudiantes se enfrenten a la tarea de aprender con unas actitudes favorables como: curiosidad hacia, necesidad de superación, expectativas, autoconcepto y autoestima positivos.
Como método de enseñanza se propone el siguiente:
1. Uso de la técnica de las frases incompletas. A través de esta actividad, constituida por frases inacabadas sobre actitudes, sentimientos, motivos, intereses y creencias hacia el aprendizaje, que los alumnos habrán de completar, haremos un análisis-diagnóstico sobre la motivación que tienen los alumnos hacia el estudio.
2. Puesta en común, análisis crítico y reflexión sobre las respuestas dadas por los alumnos en la actividad. Para esta puesta en común se puede disponer en el aula un panel con un árbol dibujado, cuyas ramas sean frases propuestas por los alumnos. Las respuestas dadas por los alumnos habrán de comentarse y analizarse críticamente entre todos, no sólo ejemplificarse en el panel.
3. A continuación se leerán unos textos que hacen referencia a la motivación y unas frases sobre esta temática para promover la reflexión de los alumnos. También se puede promover que los alumnos creen sus propias frases motivadoras, actividad ésta que pueden realizar en grupos para luego hacer una puesta en común y elaborar murales para la clase con mensajes positivos y motivadores.
4. Presentación y comentario del decálogo motivador, incluido en los materiales. (explicación sobre qué es, por qué está formado, cómo construirlo, para qué sirve..). A continuación, la actividad consistirá en la creación por parte de cada uno de los alumnos individualmente de su propio decálogo motivador. Para finalizar se pondrán en común y se comentarán los decálogos de los alumnos que lo deseen.
5. En todo caso, el profesor motivará a los alumnos a lo largo de las diversas sesiones del programa animando, enviando mensajes positivos y dando aprobación social a los que se esfuercen en las tareas, aunque las ejecuciones iniciales sean pobres, exigiendo progresivamente mayor nivel de competencia.

2. ATENCIÓN/CONCENTRACIÓN ¿Qué es?
La atención se puede definir como un estado de vigilancia y alerta que va de la simple receptividad abierta a una disponibilidad aguda y dirigida sobre un objeto, un ser, una preocupación, un acontecimiento futuro, una acción, etc.
La atención se caracteriza por la disposición en que uno se encuentra o que uno adopta para oír, para ver o para actuar.
La escucha es una función de sostén de la atención. Esta escucha está condicionada por dos factores fundamentales:
1. La intención que uno tenga de escuchar y que depende de una decisión personal, de la voluntad, de la idea que uno se hace de un resultado o del provecho que puede obtener.
2. La motivación que nos impulsa a escuchar, y que depende de un deseo o del grado de satisfacción que se espera sacar de la situación. Si se está envuelto por una aprensión (temor al fracaso, a no comprender), nuestra motivación nos impulsa entonces a no escuchar, aun cuando en ese momento hagamos el esfuerzo por estar atentos. Existen dos grandes grupos de factores que influyen en la atención: los factores internos y los factores externos.
Los factores externos, son factores independientes de nosotros, pero a los que podemos adaptarnos. Son, por ejemplo:
- Las actitudes, los comportamientos y el aspecto de los enseñantes.
- La forma misma del curso que seguimos (carácter más o menos inteligible y atrayente de los conocimientos, pedagogía más o menos activa, soportes visualizados..).
- El medio, el entorno (reacción a los ruidos, a la luz, a la temperatura...).
Los factores internos son nuestras propias motivaciones para perfeccionarnos. Ejemplos de éstas pueden ser:
- Los problemas personales, preocupaciones, conflictos emocionales diversos en positivo o en negativos.
- El interés por la asignatura enseñada.
- Nuestras mismas capacidades, que influyen sobre la facilidad que tenemos para mantener una atención sostenida, capacidad de comprender, de adaptarse a las novedades, de soportar el no comprender nada en algunos momentos, de trabajar con prisas, de vivir en un estado de competición...
- Nuestra tenacidad: algunos perseveran, otros abandonan a las primeras dificultades...

EL ENEMIGO DE LA ATENCIÓN: LA DISTRACCIÓN
Varias suelen ser las causas que provocan la distracción de los alumnos y que son fácilmente detectables en clase. Entre otras pueden comprobarse las siguientes:
a) Lagunas en contenidos básicos. A lo largo de los años en la universidad se van formando y consolidando las lagunas en aspectos importantes, haciendo casi imposible su recuperación si no se dispone de una adecuada orientación y de una firme voluntad.
b) Desconocimiento de las técnicas de estudio. Los alumnos no saben estudiar y no pueden saberlo si no se les enseña y se les hace practicar.
c) Problemas familiares. El hijo que no es aceptado; padres que no se entienden bien entre sí o el hijo que pasa demasiadas horas solo y en la calle, porque los padres trabajan y no tienen a nadie para atender al hijo.
d) Incapacidad para realizar un esfuerzo continuado. El estudio supone método y constancia. Es más fácil dejarse llevar por la pereza. En el ambiente se respira un culto a lo fácil, a la satisfacción de los deseos y a la consecución inmediata de los mismos, en lugar del interés por el trabajo bien hecho, del amor a la propia superación y de la satisfacción profunda que deriva de lo logrado gracias al esfuerzo personal y sin esperar a que todo se nos dé en bandeja.

¿Cómo se hace?
Teniendo la seguridad de que la puedes mejorar. Disponiendo adecuadamente tu ambiente de estudio, de acuerdo con las condiciones que describimos antes. Practicando. Centrándote todos los días un rato en pequeños detalles: de una película, de un libro, de casa, de la universidad. Comentándolos con tu familia. Leyendo todos los días. Realizando, si lo precisas, ejercicios específicos con materiales para ello.

METODOLOGÍA DE ENSEÑANZA
La atención/concentración es, al igual que la motivación y la autoestima/ autoconcepto, una condición necesaria para que el aprendizaje que emprendan los alumnos tenga éxito. Muchos alumnos no se dan cuenta ni son conscientes de las actitudes y comportamientos personales y de las demás personas que les rodean, así como de las circunstancias del contexto físico en general, que les facilitan o impiden prestar la atención necesaria al estudio, cuando están en clase o en su casa..., es decir, concentrarse en el aprendizaje.
Es necesario, por tanto, promover el conocimiento, reflexión y actitud crítica y realista por parte de los alumnos acerca de estos elementos facilitadores o inhibidores del aprendizaje para que así puedan tomar postura ante ellos y modificarlos en caso de necesidad, de cara a que ellos mismos reconduzcan su estudio personal en orden a obtener de su esfuerzo individual los mejores resultados.
Por todo esto, las acciones que realizaremos serán las siguientes:
1. Presentación de historias de casos hipotéticos sobre esta temática para un mejor entendimiento de los alumnos, que ejemplifiquen situaciones diversas (tanto de buena concentración, como de mala atención y de situaciones intermedias) para que los alumnos traten de identificarse con alguna/s de estas situaciones presentadas (de modo total o parcial). Esto servirá como diagnóstico y autoevaluación inicial.
2. Reflexión personal sobre estas cuestiones:
* ¿Con qué situación te identificarías más? Si te identificas con características diferentes de más de una situación, indícalo.
* ¿Por qué te identificas con esa situación concreta? Explica tus razones y los aspectos con los cuales te identificas y por qué.
* ¿Crees que el no poder concentrarte o atender en clase, en casa o en otro contexto distinto (ej.: una biblioteca) se debe sólo a ti, sólo a las demás personas que están a tu alrededor, sólo a aspectos de la calle, del ambiente– y que tú no controlas ni puedes evitar, o a una mezcla de todos los aspectos? Especifica cuál de ellos es la causa que te impide concentrarte. ¿Por qué?
* ¿Qué cosas, circunstancias, condiciones... te ayudan a concentrarte /prestar mayor atención? ¿Por qué?
* ¿Cuáles de ellas te distraen y te impiden concentrarte y/o atender? ¿Por qué?
Posteriormente se realizará una puesta en común y se reflexionará sobre las respuestas.
3. Uso de la técnica del Brainstorming o lluvia de ideas por parte de los alumnos, conducida por el profesor, que recoja la reflexión de los alumnos respecto a las causas que ellos creen que les facilitan o impiden concentrarse o atender en clase o en casa a la hora de estudiar. Para hacer de la técnica una actividad algo más dinámica el profesor dividirá a la clase en dos mitades de igual número de alumnos, haciendo que una de las mitades reflexione y piense sobre los aspectos que les faciliten la atención/concentración y la otra mitad del aula sobre los aspectos que impiden esta concentración/atención. La tarea se realizará individualmente y los alumnos escribirán sus respuestas en un cartoncito que se les entregará, de un color para los aspectos positivos y de otro para los aspectos negativos. En un panel dispuesto en una de las paredes del aula con referencia a los contenidos trabajados (aspectos que te facilitan la concentración/atención y aspectos que te impiden la atención/concentración) se irán pegando las conclusiones de la actividad, y posteriormente se iniciará un debate estimulando el profesor a que los alumnos reflexionen sobre sus respuestas, razonando sobre el por qué de ellas.
4. Recapitulación del profesor y explicación sobre los elementos e instrumentos que facilitan la atención y concentración en el aprendizaje y en torno a qué hacer para que éstos nos ayuden positivamente a la hora de estudiar.
5. Uso de la técnica de relajación. La técnica de relajación podrá aplicarse al comienzo o al final de la sesión, en función del clima de clase que detecte el profesor.
Se pueden utilizar, para practicar, los ejercicios para favorecer la atención que se adjuntan en los materiales de la unidad.
Si algún alumno tiene problemas serios de atención, pueden utilizarse materiales psicopedagógicos editados para entrenamiento específico, que existen en el mercado.
El tema de la atención deberá ser retomado periódicamente para insistir en él.

3. PLANIFICACIÓN DEL TRABAJO Y DEL ESTUDIO ¿Qué es?
Un plan de trabajo es un programa de actuaciones del alumno a lo largo del curso, subdividido en acciones a realizar de forma periódica (trimestrales, mensuales..), hasta concretarlas en planes de menor duración (semanales y diarios), con objeto de distribuir los tiempos dedicados al estudio, al ocio y a las actividades personales, de la manera más conveniente para sacar el mayor provecho de la actividad estudiantil.

CARACTERÍSTICAS. CÓMO HA DE SER UN PLAN DE ESTUDIO
a) ADAPTADO a la personalidad del estudiante, es decir; adecuado a su manera de ser, a sus capacidades, a su ritmo de aprendizaje y a sus necesidades.
* Partiendo del conocimiento de las propias actitudes frente a las materias: Podremos tener conocimiento de esto dando respuesta personal a las siguientes preguntas: ¿Qué asignaturas me resultan más fáciles y/o agradables de estudiar? ¿Cuáles más difíciles o desagradables?
* De los propios intereses: ¿Qué materias me interesan más o tienen más valor para mí?
* Considerando la dificultad de cada materia y la preparación con que se cuenta para abordarla.
* Del ritmo de trabajo personal: Cada alumno tiene su propio ritmo de aprendizaje (los hay más lentos, más rápidos, memoriones, los que comprenden enseguida..). ¿Te cuesta a ti mucho o poco estudiar un tema, o hacer un problema?
* Analizando el tiempo de mayor rendimiento: ¿Cuáles son las horas del día en que rindes más y mejor? Hay alumnos que prefieren estudiar por la noche; otros prefieren hacerlo por la mañana.
b) REALISTA, es decir, realizable. Para ello has de considerar las siguientes cuestiones:
* Parte siempre de lo que ahora haces y eres capaz de hacer.
* Calcula bien tus necesidades y fuerzas.
* No te dejes llevar de entusiasmos excesivos.
* No te desanimes.
c) FLEXIBLE, es decir, que pueda modificarse sin que por eso se venga abajo todo el plan. Flexibilidad no significa incumplimiento, sino adecuación a las circunstancias e imprevistos.
d) EQUILIBRADO, con tiempo para el estudio y tiempo para el descanso, y dedicando todos los días el mismo número de horas al estudio.
e) DIARIO, que permita adquirir el hábito de estudio. Si todos los días se comienza a estudiar a la misma hora, llegará un momento en que ponerse a estudiar no costará un excesivo esfuerzo.

¿Cómo se hace?
1. Determina el tiempo de que dispones cada semana para estudiar, y calcula el tiempo máximo diario para cada asignatura.
2. Valora tus propias capacidades y conocimientos respecto a cada asignatura.
3. Estudia al menos cinco días a la semana.
4. Distribuye tu tiempo y esfuerzo de acuerdo con:
* La dificultad de cada materia.
* El tipo de ejercicios y tareas que hay que realizar.
* La fatiga o cansancio que te produce cada uno.
* La necesidad de cambiar de actividad y de descansar.
5. Divide el tiempo de estudio en varios periodos, separados por otros periodos de descanso.
6. Establece tu orden de estudio de acuerdo con el grado de dificultad de las asignaturas: primero las más difíciles, luego las más fáciles.
7. Comienza por pequeños tiempos de trabajo, y auméntalos progresivamente hasta que alcances el límite necesario para cada materia.
8. Sé constante. Mantén un horario fijo de trabajo, estudiando el mismo número de horas cada día. Utiliza el horario hasta que hayas adquirido el hábito de trabajo.
9. Evita las distracciones e interferencias que obstaculicen el cumplimiento del plan.
10. Fíjate metas concretas y bien definidas y cumple los objetivos que te hayas propuesto para cada día y termina lo que hayas previsto realizar.

VENTAJAS
Un plan de trabajo:
* Facilita el estudio.
* Ayuda a no perder el tiempo.
* Indica lo que tienes que hacer en cada momento.
* Evita el trabajo descontrolado.
* Programa tiempos de diversión y descanso, al propio tiempo que los de trabajo.
* Compromete a la realización y revisión de las tareas y objetivos.
* Evita indecisiones.
* Racionaliza el estudio.

METODOLOGÍA DE ENSEÑANZA
Un alumno que no sabe, o simplemente no planifica u organiza su tiempo de acuerdo con sus características personales, deberes u obligaciones, gustos y aficiones es un alumno que probablemente no obtendrá buenos resultados en su aprendizaje-estudio o cuyo rendimiento será inferior al que podría tener y, además, suponiendo que sea un estudiante motivado, su esfuerzo y dedicación serán mayores que si planificase y organizase su tiempo de manera eficaz.
En esta sesión el objetivo primordial es enseñar a los alumnos cómo han de planificarse para que en menos tiempo y con menos esfuerzo consigan aprender más y mejor y, para que, además del estudio, puedan disponer de tiempo para dedicarse a otras actividades que les gusten (deportes, aficiones..) y que también son importantes para desarrollar la personalidad del individuo.
Como actividades se proponen:
1. Presentación de un texto dedicado a la motivación previa de los alumnos hacia la planificación de su estudio y tiempo. Se pueden analizar también diversas historias que se adjuntan en los materiales referidas al modo de afrontar el tema de la planificación por diferentes muchachos.
2. Reflexión y análisis sobre el contenido de lo leído. Para ello se puede hacer uso de preguntas como: ¿con cuál de las historias te identificas?, ¿qué muchacho actúa más eficazmente?, ¿tienes creado un horario personal de estudio-ocio?; si lo tienes, ¿sueles cumplirlo?, ¿sabes cómo hay que hacer un horario?.
3. Explicación directa del profesor sobre cómo hay que planificar el tiempo de estudio-no estudio, qué características ha de tener un horario, cómo hacerlo, qué ventajas tiene su uso...
4. Modelado, también a cargo del profesor, sobre la planificación. Para ello modelará la práctica de realización y confección de un horario personal de estudio-descanso, haciendo uso en todo momento de la verbalización y explicitación directa de todo aquello que vaya haciendo, cómo y porque lo hace, posibles autopreguntas que se vaya formulando antes de emprender cualquier acción…
5. Práctica guiada. Aquí el objetivo a conseguir será la realización de un horario personal de un caso concreto, de manera conjunta entre los alumnos y el profesor. Para esto utilizaremos, a modo de ejemplo para la confección de horarios personales de estudio, un caso hipotético del horario de un estudiante, creado para la ejecución de esta tarea.
6. Práctica independiente. Lo que se pretende aquí es que los alumnos sean capaces de elaborar y construir por ellos mismos un horario de estudio-descanso. Para ello, cada uno, individualmente creará su propio horario personal, de acuerdo con las notas que se han trabajado y que debe reunir un horario de este tipo y cada uno en relación a sus características y circunstancias personales (siguiendo las pautas de realización presentadas en los materiales de trabajo para esta sesión).
7. Para finalizar la práctica sobre la planificación del estudio y/o trabajo, se hará una puesta en común de los horarios realizados por los alumnos, con objeto de poder advertir deficiencias en su construcción (horarios poco flexibles, sin descansos, de excesivas pretensiones, desequilibrados en cuanto a su organización…)
Como en las otras estrategias, deberá retornarse periódicamente sobre el tema de la planificación hasta que se consolide en los alumnos.